Cinco errores que debes evitar al comprar un nuevo procesador

Estás decidido, vas a comprar un procesador nuevo, y tienes una idea bastante clara de lo que necesitas, ¿pero estás seguro de que vas a tomar la decisión correcta? La verdad es que este es un tema más complejo de lo que parece, y por razones que van más allá del precio o del rendimiento, y que al final pueden hacernos cometer más de un error en la compra de nuestra nueva CPU.

Soy consciente de que muchos todavía tenéis dudas sobre este tema, y de que comprar un nuevo procesador puede suponer un importante quebradero de cabeza. Por ello, he querido dar forma a esta guía en la que voy a compartir con vosotros cinco errores frecuentes que se producen al comprar una nueva CPU, y os contaré todo lo que debéis saber para evitarlos. También os daré algunas recomendaciones concretas al final del artículo para que lo tengáis un poco más fácil a la hora de elegir vuestro nuevo procesador.

Como siempre, si al terminar de leerlo tenéis cualquier duda no os preocupéis, podéis dejarla en los comentarios y estaremos encantados de ayudaros a resolverla. Sin más preámbulos os invito a poneros cómodos, que empezamos.

1.-Comprar un procesador incompatible con nuestro equipo

Y cuando hablo de procesador incompatible lo hago en sentido amplio. Así, un procesador puede ser compatible con nuestro equipo a nivel de socket, pero puede acabar siendo incompatible por una cuestión de alimentación o de refrigeración, y también puede quedar desaprovechado si elegimos un modelo que no es el ideal para nuestra placa base.

Para que todo esto quede claro, vamos a ver los supuestos de incompatibilidad más importantes:

  • Incompatibilidad física, que es cuando compramos un procesador que no funciona con nuestra placa base porque utiliza un socket diferente.
  • Incompatibilidad a nivel de software, esta se puede solventar normalmente con una actualización de la BIOS de nuestra placa base, pero puede acabar siendo complicado, así que debemos tener cuidado.
  • Incompatibilidad por alimentación, que se produce cuando queremos montar un procesador muy potente y con un alto consumo que nuestra placa base no podrá soportar. Es común al montar CPUs de gama alta con placas base de gama baja. También puede ocurrir si tenemos fuentes de alimentación de muy mala calidad y poca potencia.
  • Incompatibilidad por refrigeración, es un error que también resulta común, especialmente cuando compramos un nuevo procesador más potente que el anterior y decidimos reutilizar nuestro anterior sistema de refrigeración. Este puede no ser suficiente para mantener a raya las temperaturas de nuestra nueva CPU.
  • Procesador desaprovechado porque la placa base donde lo vamos a montar no es capaz de sacarle el máximo partido. Este error no es tan grave como los anteriores, pero hará que nuestra inversión pierda valor. Uno de los escenarios más comunes es cuando montamos una CPU que soporta overclock en una placa base que no lo permite, y otro de los más frecuentes se produce cuando esta está limitada a memoria RAM muy lenta, ya que impedirá a la CPU desarrollar todo su potencial.

Cómo evitar este error: asegúrate antes de comprar tu nuevo procesador de que tienes el equipo adecuado para moverlo de forma óptima, y si tienes cualquier duda pide ayuda al vendedor o a una persona de confianza con conocimientos avanzados sobre hardware.

2.-Elegir un procesador mucho más potente de lo que necesitamos

Este es uno de los errores que más me he encontrado en mis más de 30 años de experiencia en el mundo de la tecnología y la informática, y sí, es incluso más frecuente que el de las incompatibilidades que hemos visto anteriormente, y no solo no ha mejorado con el paso del tiempo, sino que me atrevería a decir que incluso ha ido a peor.

Tenemos tendencia a dejarnos llevar por la idea de comprar cosas «por encima de lo que necesitamos» en el presente, todo porque creemos que envejecerá mejor y que tendrá una mayor vida útil, lo que al final se traducirá en una inversión mucho más rentable. Desgraciadamente, cuando hablamos de procesadores esto no es así, de hecho ocurre todo lo contrario, es decir, comprar un procesador mucho más potente de lo que necesitamos pensando en esa idea de amortización a largo plazo es una mala decisión.

Piensa, por ejemplo, en lo que ocurrió con aquellos que compraron un Ryzen 7 1800X solo para jugar, en su momento invirtieron una cantidad de dinero enorme (569 euros en su lanzamiento), y hoy este procesador rinde mucho peor en juegos que un Intel Core i3-12100F, que ha tenido un precio de entre 105 y 120 euros. Entre los dos hay cinco años de diferencia, y en todo ese tiempo la configuración de 8 núcleos y 16 hilos del primero ha quedado totalmente desaprovechada, una realidad que no parece que vaya a cambiar demasiado con el salto a la nueva generación de consolas.

Siguiendo con el mismo ejemplo, habría sido mucho mejor comprar un Ryzen 5 1600X, ya que costaba la mitad que el Ryzen 7 1800X y su rendimiento en juegos es prácticamente idéntico. Si hablamos de aplicaciones profesionales donde el número de hilos es más importante la cosa sería distinta, eso está claro, pero incluso en esos escenarios la diferencia de IPC a favor del Intel Core i3-12100F es tan grande que este consigue ofrecer un rendimiento excelente comparado con esos dos procesadores de AMD.

Cómo evitar este error: piensa en el uso que le vas a dar al equipo y elige un procesador capaz de cumplir con tus necesidades, buscando siempre dentro de la gama baja-media o de la gama media. Como regla general, para un usuario normal que quiera jugar o trabajar no merece la pena invertir más de 350 euros en un procesador, y esto teniendo en cuenta las recientes subidas de precio que se han producido en dichas gamas. Si solo vas a jugar recuerda que tienes más que suficiente con un procesador de 6 núcleos y 12 hilos.

3.-Montar un procesador con muchos núcleos pero con un IPC mediocre

Podríamos relacionarlo directamente con el punto anterior, y es que es también un error de criterio asociado a esa idea de «más núcleos = más rendimiento y mayor vida útil». No te engañes, de nada te servirá tener 8 núcleos y 16 hilos si utilizas aplicaciones o juegos que son incapaces de aprovecharlos. En estos casos lo que realmente determinará el rendimiento final serán el IPC y, en menor medida, las frecuencias de trabajo.

Siguiendo con el ejemplo anterior, comprar un procesador como el Ryzen 9 3900X para jugar pensando que vamos a tener un rendimiento excelente por sus 12 núcleos y 24 hilos es un error, ya que en realidad la mayoría de esos núcleos e hilos quedarán desaprovechados, y como tiene un IPC inferior al de los Ryzen 5000 obtendremos un rendimiento bastante más bajo que el que tendríamos, por ejemplo, con un Ryzen 5 5600X. Este último tiene 6 núcleos y 12 hilos y es mucho más barato.

Por contra, si vas a utilizar tu PC para trabajar con aplicaciones multihilo exigentes en el ejemplo anterior sí que tendría sentido el Ryzen 9 3900X. A modo de guión, y para poneros las cosas más fáciles, voy a dejaros a continuación un desglose sencillo con el número de núcleos e hilos (nivel óptimo) y el IPC que debe tener nuestro nuevo procesador en función del uso que vayamos a darle:

  • Tareas básicas: dos núcleos y cuatro hilos. IPC al nivel de los Ryzen 1000 o Core Gen4.
  • Ofimática avanzada y gaming: cuatro núcleos y ocho hilos. IPC al nivel de los Ryzen 3000 o Core Gen6.
  • Gaming avanzado: seis núcleos y doce hilos. IPC al nivel de los Ryzen 5000 o Core Gen11.
  • Trabajo profesional con alta carga de paralelizado: ocho núcleos y dieciséis hilos o más, dependiendo de la carga en concreto. IPC al nivel de los Ryzen 5000 o Core Gen11.

Cómo evitar este error: asegúrate de nuevo tienes que pensar en el uso que vas a dar al equipo y elegir tu procesador en consecuencia. Por ejemplo, para gaming avanzado a partir de un Core i5-11600 o un Ryzen 5 5600 ya estarías en el nivel óptimo, mientras que para ofimática y gaming un Core i3-10100F cumpliría de sobra y por muy poco dinero. En juegos debes priorizar el IPC cuando alcances los 6 núcleos y 12 hilos.

4.-Cuidado con los procesadores de gama baja

Es un tema que se ha vuelto complicado por la gran variedad de modelos que podemos encontrar dentro de dicha gama, y por las dudas que surgen al ver procesadores de diferentes generaciones dentro de una misma gama. Debemos tener mucho cuidado porque pueden existir importantes diferencias de rendimiento entre dos procesadores de gama baja incluso aunque tengan precios muy similares.

Uno de los ejemplos más claros lo tenemos en el Core i3-10100F y el Intel Celeron G5900. El primero cuesta 69 euros y el segundo tiene un precio de 66,25 euros, es decir, cuestan casi lo mismo, y podríamos pensar que por tanto rinden igual, pero nada más lejos de la realidad. El Intel Core i3-10100F es mucho más potente, ya que tiene 4 núcleos y 8 hilos a 3,6 GHz-4,3 GHz, mientras que el Intel Celeron G5900 suma 2 núcleos y 2 hilos a 3,4 GHz. Los dos tienen el mismo IPC, ya que se encuadran en la serie Comet Lake.

La diferencia entre ambos es más que evidente. El Core i3-10100F es un procesador de gama baja, pero bastante potente y muy económico, lo que lo convierte en una opción aceptable incluso para juegos. Sin embargo, con el Intel Celeron G5900 no podríamos pasar de un uso muy básico, y obviamente deberíamos olvidarnos por completo de los juegos, a pesar de que este nos habrá costado casi lo mismo que el otro procesador.

Sin embargo debes tener presente que no todos los procesadores de gama baja tienen las mismas especificaciones aunque se encuadren en la misma gama. Siguiendo con el ejemplo anterior, el Core i3-10100F tiene 4 núcleos y 8 hilos, pero su antecesor, el Core i3-9100F, solo tiene 4 núcleos y 4 hilos.

Cómo evitar este error: no te queda más opción que revisar y comparar bien las especificaciones de los distintos procesadores que estés considerando comprar. También puedes pedir ayuda a alguien con conocimientos en la materia, o buscar información en medios de confianza. En MC encontrarás una guía dedicada a equivalencias de procesadores que te será de gran ayuda.

5.-Dar demasiada importancia a las frecuencias de trabajo y al overclock

Es un tema que debería haber quedado superado hace mucho tiempo, pero la verdad es que todavía se le sigue dando una importancia que realmente no merece. No hay duda de que la velocidad de trabajo es una de las claves que determinan el rendimiento final de un procesador, y que hacerle overclock nos permite aumentarlas, lo que implica un mayor rendimiento.

Sin embargo, el peso que tienen las frecuencias de trabajo en el rendimiento de un procesador actual es secundario, y estos vienen a día de hoy tan afinados de casa y utilizan unos modos turbo tan «agresivos» que el margen final que tenemos para hacerles overclock es mínimo, y en ocasiones puede llegar a ser nulo. A esto debemos sumar que hacer overclock normalmente dispara el consumo y las temperaturas a unos niveles que directamente no compensan en absoluto la ganancia de rendimiento que obtenemos.

No te obsesiones con estos temas, ya que puede que acabes cometiendo un error importante en la compra de tu nuevo procesador si te dejas llevar por la velocidad de trabajo y el overclock. Para que lo veas más claro te voy a poner un ejemplo concreto, imagina que quieres montar un PC para jugar y que dudas entre elegir el Core i5-12600KF y el Core i5-12400.

El primero tiene unas frecuencias más altas, cuatro núcleos de alta eficiencia adicionales y soporta overclock. Puede parecer mejor opción, pero lo importante es que el segundo ya llega al nivel óptimo de 6 núcleos y 12 hilos, y tiene además un IPC altísimo. En este caso, si tienes un presupuesto ajustado, es mejor que compres el Core i5-12400F por 211 euros y que inviertas los 118 euros que te ahorras frente al Core i5-12600KF en comprar una tarjeta gráfica más potente.

Cómo evitar este error: no es para nada complicado, ten claro que lo realmente importante a la hora de elegir un procesador son el número de núcleos e hilos y el IPC de este. El IPC va profundamente unido a la arquitectura y a la generación del procesador, lo que significa que los más nuevos son los que mayor IPC tienen (Ryzen 5000 y Core Gen12 a día de hoy).

Cómo utilizar un smartphone para conectar a Internet otros dispositivos

Las posibilidades de los smartphones modernos son enormes. Auténticas computadoras en miniatura, destacan por su versatilidad para varios campos de uso además de las propias de comunicaciones por voz y vídeo, como las tareas de fotografía o de juego en movilidad por poner dos ejemplos. Pero hay otros casos de uso. Uno de ellos es el que vamos a repasar hoy y trata de usar la tarifa de datos del smartphone para convertirlo en un punto de acceso Wi-Fi y con ello dotar de Internet a otros dispositivos.

Los móviles inteligentes son el dispositivo de referencia para conectarnos a Internet y sus servicios en movilidad. La llegada de las redes 5G y las tarifas planas de datos (relativamente económicas) han aumentado enormemente su capacidad de telefonía celular. ¿Por qué no aprovechar a tope este tipo de redes para conectar otros equipos?

Puntos de acceso Wi-Fi

Hay que decir que en la actualidad las redes inalámbricas Wi-Fi públicas están bastante extendidas, pero tienen su problemática en alcance, rendimiento y especialmente en seguridad. Inseguras por defecto ya que no puedes saber quién está mirando por detrás, solo deben usarse puntualmente y para ninguna tarea fundamental o que implique la introducción de datos personales. La conversión de tu smartphone en un punto de acceso te va a ofrecer mucha más seguridad y también mayor rendimiento.

Conviene advertir que no todos los operadores de servicio lo permiten y que, para usarlo, necesitamos tener una buena cantidad de datos disponible, preferiblemente una conexión de datos ilimitado del que ahora con el rendimiento del 5G podremos obtener grandes beneficios y en algunos casos, evitarnos la contratación de servicios adicionales como podría ser Internet fijo para el hogar por fibra o similar.

Señalar también que la mayoría de smartphones no pueden conectarse con redes Wi-Fi mientras que estén en modo de punto de acceso ya que utilizarán sus antenas para permitir que otros dispositivos se conecten. Y si la autonomía es un problema, ten en cuenta que bajo este modo tu terminal consumirá más la batería.

Por último, si pagas por uso o tu tarifa de datos es muy reducida, olvídate de este artículo (salvo para una emergencia) porque el consumo es elevado, especialmente si te dedicas a realizar tareas de gran ancho de banda como streaming, P2P, descargas de archivos grandes o juegos en movilidad.

Cómo convertir un smartphone en un punto de acceso Wi-Fi

Señaladas las advertencias anteriores a tener en cuenta (especialmente la cantidad de datos disponibles con los que cuentas) hay que decir que usar esta función de Hotspot es sumamente sencillo. La gestión varía según el fabricante de tu terminal, pero no será muy diferente a la que se realiza desde un Samsung Galaxy S21 con Android 12 que usamos de ejemplo:

  • Accede a la herramienta de «Configuración» general o «Ajustes» y busca el apartado de «Conexiones». Dependiendo del terminal, de la versión de Android o de la interfaz de usuario del fabricante lo podrás encontrar con otro nombre.

  • Accede al apartado de «Conexión compartida y Módem».

  • Activa y pincha sobre «Conexión compartida».

  • Cambia a tu gusto el nombre de la conexión que verán los demás dispositivos, para el ejemplo «HotspotMC». Introduce la contraseña de acceso, lo más larga y fuerte posible.

A partir de aquí ya podrás compartir la conexión a Internet de tu smartphone. Simplemente conéctate desde el dispositivo o PC deseado a la red Wi-Fi seleccionando el punto de acceso y contraseña creada.

Como funciones avanzadas para aumentar la seguridad, puedes usar la función de «Ocultar el dispositivo» para que nadie pueda ver que está activa. Si quieres añadir aún mayor seguridad, puedes activar que sólo se conecten aquellos dispositivos que permitas específicamente. Se realiza en los ajustes de la conexión compartida con base en el filtrado de la dirección MAC, un identificador único codificado de origen, que hemos revisado en otros artículos prácticos sobre configuración de routers.

Módem USB

Otra opción de conexión compartida en Android es aún más sencilla que la anterior, si bien no es tan potente (a un punto de acceso se pueden conectar de manera inalámbrica hasta 10 equipos) y además requiere conexión física entre el smartphone y el dispositivo al que vayamos a conectar. Para el ejemplo conectamos un smarphone Samsung a un PC con Windows 10 con sus correspondientes drivers habilitados y la conexión entre ellos realizada correctamente.

  • Si accedemos a la página de configuración > Configuración compartida y Módem del móvil, veremos que se ha añadido la posibilidad de compartir mediante «Módem USB».

  • Simplemente lo activamos para ver que el PC con Windows añade nuevas posibilidades de conexión, tanto una nueva red utilizando los datos móviles del smartphone o su conexión.

  • Este tipo de conexiones es ideal cuando queremos dotar de conectividad a solo un equipo determinado. Además de ser una función muy sencilla de habilitar, lo mejor es que se puede utilizar la conexión Wi-Fi del terminal y no solo su tarifa de datos. Se puede gestionar para controlar la conexión desde

Módem Bluetooth

Similar a la anterior, pero en este caso sin cables de manera inalámbrica. De esta manera se puede compartir la conexión a Internet de tu teléfono vinculándolo a otro dispositivo mediante el estándar Bluetooth. A partir de aquí la conexión se produce emparejando dispositivos. Si el dispositivo se ha conectado anteriormente podrás volver a conectarlo siempre que lo necesites en la lista de dispositivos redireccionados.

Una función interesante la de convertir el móvil en un punto de acceso a Internet para compartir la conexión, que podemos usar para urgencias si no contamos con una buena tarifa móvil y para usos más potentes si contamos con muchos datos que poder gastar. Los afortunados que tengan una tarifa de datos móvil ilimitada y con 5G podrán extraer todo el potencial de esta característica y potencialmente prescindir de otros tipos de servicios de Internet fijos o móviles.

Windows 10 21H1 llegará a su Fin de Servicio el 13 de diciembre de 2022

Windows 10 21H1, también conocido como actualización de mayo de 2021 (May 2021 Update), llegará a su Fin de Servicio (End of Service/EOS) dentro de aproximadamente tres meses, más concretamente el 13 de diciembre de 2022.

El gigante de Redmond ha avisado de la descontinuación de Windows 10 21H1 a través de un documento publicado el miércoles. Una vez pasada la fecha de EOS, dicha versión del sistema operativo dejará de recibir actualizaciones de seguridad, así que Microsoft ha salido al paso para recomendar la actualización al último despliegue de Windows 10 o a Windows 11 para así seguir recibiendo soporte de seguridad.

A estas alturas no hace falta explicar en profundidad los riesgos que conlleva el usar software sin soporte ni mantenimiento, sobre todo porque los fallos de seguridad se van acumulando sin que sean parcheados. Con unos actores maliciosos que muchas veces van dos pasos por delante y con un malware cada vez más agresivo (solo hay que ver tipos como el ransomware), el ser implacable con la seguridad de los ordenadores es algo totalmente necesario. Si bien es cierto que la seguridad del 100% es inalcanzable, siempre merece la pena tener el nivel más alto posible.

Aunque todavía no lo ha anunciado oficialmente, parece que Microsoft tiene la intención de forzar la actualización de todos las instalaciones domésticas de Windows 10 21H1 a través de la correspondiente herramienta. Las instancias del sistema que se están usando en empresas no deberían de verse afectadas por esa política, así que esas podrán apurar la fecha de EOS.

Que Microsoft se plantee forzar las actualizaciones en Windows no es ninguna novedad y es más, hasta ha tenido que recular, al menos en parte, debido a los problemas detectados por los usuarios. Sin embargo, viendo la mala costumbre de inhabilitar las actualizaciones que tienen muchos, la compañía se ha visto forzada a implementar políticas más agresivas para garantizar la seguridad.

Pero pese a ciertos traspiés, Microsoft insiste en la idea de forzar las actualizaciones, ya que en el pasado mes de enero decidió aplicar dicha política a más dispositivos para pasarlos a Windows 10 21H2. Dicha versión o despliegue del sistema se convirtió, en las mismas fechas, en aquello a lo que están recurriendo muchos que no pueden actualizar a Windows 11.

Recordamos que Microsoft decidió implementar para Windows 10 un modelo de sistema como servicio en lugar del enfoque de producto que aplicó a las anteriores versiones mayores. Esto ha hecho que cada cierto tiempo aparezcan grandes actualizaciones con cambios importantes y los últimos parches de seguridad. Os dejamos con la lista de ediciones de Windows 10 21H1 que serán descontinuadas el 13 de diciembre de 2022.

  • Windows 10 Enterprise, version 21H1
  • Windows 10 Enterprise multi-session, version 21H1
  • Windows 10 Education, version 21H1
  • Windows 10 IoT Enterprise, version 21H1
  • Windows 10 Home, version 21H1
  • Windows 10 Pro, version 21H1
  • Windows 10 Pro Education, version 21H1
  • Windows 10 Pro for Workstations, version 21H1

¿Cumple tu PC los requisitos para instalar Windows 11 22H2?

Windows 11 22H2 está en la rampa de salida y todo indica que será la semana próxima cuando Microsoft publicará la edición de disponibilidad general. Será la versión final, estable, de la considerada como primera gran actualización del sistema y se entregará gratuitamente para actualizar equipos que cuenten con licencia válida de Windows 11. También será la versión que preinstalarán los fabricantes en los equipos nuevos que se comercializarán a partir de este otoño.

La versión final no será muy diferente de la RTM entregada a las OEM hace semanas salvo correcciones de errores y parches de seguridad. Si como muchos usuarios has seguido usando Windows 10 hasta ver si Microsoft lograba la estabilidad necesaria, añadía las funciones prometidas o mejoraba partes de la interfaz menos conseguidas (véase el menú de inicio o barra de tareas), quizá sea la hora de darle una oportunidad.

Si tienes claro que tu PC podrá ejecutar la versión solo tienes que seguir la guía que preparamos para adelantar la instalación de este Windows 11 22H2 con la RTM disponible, compilación 22621. Si no sabes si tu PC será compatible con el hardware requerido puedes darle un repaso a lo siguiente que te contamos.

Requisitos Windows 11 22H2

Los requisitos de hardware mínimos a cumplir oficialmente son los mismos que los del Windows 11 original. Se aplican tanto a máquinas físicas como virtuales y son los siguientes:

  • Procesador: CPU de 64 bits con 2 o más núcleos, incluidos en este listado.
  • Memoria RAM: 4 GB.
  • Almacenamiento: 64 GB.
  • Chip gráfico: Compatible con DirectX 12 con el controlador WDDM 2.0.
  • Firmware: UEFI compatible con la función de ‘Arranque Seguro’.
  • TPM: Módulo de plataforma segura versión 2.0.
  • Pantalla: 9 pulgadas con resolución HD.
  • Conexión a Internet para Windows 10 Home.
  • Windows 10 versión 2004 (para actualizaciones)

Necesidades de hardware detalladas:

Placa base. Uno de los requisitos mínimos de Windows 11 afecta al firmware del tu equipo, que debe ser una UEFI compatible con Arranque seguro. Si recuerdas, del Secure Boot corrieron ríos de tinta cuando hace unos años se implementó y bloqueó la instalación de sistemas Linux e incluso sistemas anteriores Windows como 7. Tiene que estar soportado en placa y activado. Aquí hay poco que hacer salvo cambiar la placa base.

TPM. El módulo de plataforma segura, es quizá el componente más polémico, aunque es todo un clásico. Muy usado (casi por defecto) en equipos empresariales, es un chip físico dedicado a tareas de seguridad, autenticación, generación de claves criptográficas y en general a mantener la integridad del sistema. La versión 2.0 exigida se introdujo en 2015 y aún no estando presente se puede instalar adicionalmente si la placa cuenta con un conector libre para ello. O activar la modalidad basada en firmware fTPM en la placa base. Puedes comprobar todo esto en el especial que le dedicamos a placas y CPU para Windows 11.

RAM y espacio en disco. Poco que decir respecto a la RAM y el almacenamiento. Cualquier equipo actual de gama media para arriba tiene instalado bastante más y realmente es necesario para obtener una experiencia mínima del sistema y las aplicaciones. Aumentar memoria y almacenamiento (sobre todo en el salto a SSD) son actualizaciones que tienen en mente cualquier usuario. La memoria RAM ha caído de precio y lo mismo podemos decir de las unidades de estado sólido básicas.

CPU. Aunque el requisito de CPU de 64 bits con 2 o más núcleos es bastante mínimo, incomprensiblemente Microsoft exige modelos determinados incluidos en este listado donde se quedan fuera procesadores de sobrada potencia para ejecutar Windows 11 22H2.

DX12. La actualización a Windows 11 también exigió un componente del que se habló menos que el TPM, pero que también dejó fuera a muchos equipos, especialmente con gráficas integradas más antiguas. El requisito mínimo en este apartado es una tarjeta gráfica compatible con DirectX 12 / WDDM 2.x, la versión de las librerías multimedia que Microsoft usa para controlar el sector de juegos en PC a medida que Windows monopolizó el escritorio.

Software. Si vas a usar Windows 11 para actualizar sistemas anteriores debes de hacerlo sobre Windows 10 versión 2004 o superior. El uso de las imágenes ISO sí permitirá actualizar otras versiones o realizar instalaciones limpias.

Otros requisitos recomendados. Las necesidades de pantalla son triviales porque Windows 11 pide paneles de 9 pulgadas de diagonal con resolución 720p. Otros (recomendados) van desde los sistemas de audio a webcams y micrófonos para videoconferencia; cámara IR para Windows Hello; Wi-Fi 6E para contar con lo último en conectividad inalámbrica a Internet; una SDD NVMe para DirectStorage; un módem 5G o soporte para el HDR. Son requisitos opcionales.

¿Cumple tu PC con los requisitos?

La caótica gestión inicial de Microsoft de sus propios requisitos, animó a terceros desarrolladores a publicar aplicaciones para comprobar la compatibilidad de tu equipo para Windows 11. La mejor es ‘WhyNotWin11.exe’. Gratuita, de código abierto y de uso tan sencillo como descargarla desde GitHub y ejecutarla para obtener los resultados:

También Microsoft tiene su propia aplicación. Que lanzó, retiró y de nuevo publicó. Se llama «Comprobación de estado del PC» que ha publicado Microsoft.

¿Y si tu PC no cumple con los requisitos de Windows 11 22H2?

Oficialmente no podrán instalar Windows 11. O esa es la teoría. Microsoft ha adoptado una actitud pragmática porque no puede controlar el inmenso ecosistema de Windows y, además, le interesa que la adopción del sistema (hasta ahora más baja de lo esperado) vaya subiendo.

Tal es así que la misma Microsoft autohackeó sus propios requisitos y corren por Internet todo tipo de herramientas capaces de omitir la verificación del cumplimiento de los requisitos de Windows 11. También hay disponibles versiones hackeadas de las imágenes ISO oficiales listas para instalar en casi cualquier PC. No parece que los chicos de Redmond estén preocupados por ello, si bien en su día salieron a decir que ni soportarán versiones no oficiales ni se harán responsable de ellas.

¿Y si no te interesa la nueva versión de Windows 11, al menos de momento?

Muchos usuarios retrasan las actualizaciones del sistema hasta comprobar su estabilidad. Microsoft ha mejorado tanto la distribución de las mismas como la calidad de software, pero los fallos siguen llegando sin control y aleatoriamente. Retrasar las actualizaciones sigue siendo una técnica obligada para profesionales o usuarios que destinan sus equipos a tareas de producción.

Y si estás usando Windows 10 y no quieres saltar a Windows 11, se aplica la misma técnica. Hay maneras de aplazar las actualizaciones mayores de versiones, las de calidad o las de funciones funciones sin afectar a las de seguridad que seguirán instalándose a través de los parches mensuales o los extraordinarios si fuera necesario. Recordemos que Windows 10 tendrá soporte oficial hasta octubre de 2025. Hay tiempo para la migración y si quieres probar otras cosas también alternativas a este Windows 11 cuya nueva versión estará disponible en breve plazo.

Apple lanza iOS 16: terminales compatibles, novedades y cómo instalarlo

La espera ha llegado a su fin, Apple ha lanzado iOS 16, la última puesta al día de su conocido sistema operativo. Esta nueva versión viene con novedades interesantes y supone, como ya os contamos en su momento, el final del ciclo de vida de los iPhone 6s-6s Plus y de los iPhone 7-iPhone 7s, ya que ninguno de esos terminales podrán actualizar a iOS 16.

Como ya os contamos cuando se produjo la presentación oficial de iOS 16 parece que el final del soporte de esos terminales se debe, principalmente, a la ausencia en ambos de una unidad de procesamiento neural. Dicha unidad se ocupa de las tareas relacionadas con la inteligencia artificial y el aprendizaje profundo, y fue introducida con el SoC Apple A11 Bionic, presente en los iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X.

Esto quiere decir que iOS 16 solo llegará a los iPhone 8 y superiores, pero para que no tengáis dudas voy a compartir con vosotros la lista completa de dispositivos compatibles con dicho sistema operativo ordenados de más antiguos a más nuevos:

  • iPhone 8.
  • iPhone 8 Plus.
  • iPhone X.
  • iPhone XS.
  • iPhone XS Max.
  • iPhone XR.
  • iPhone 11.
  • iPhone 11 Pro.
  • iPhone 11 Pro Max.
  • iPhone SE 2020.
  • iPhone 12.
  • iPhone 12 mini.
  • iPhone 12 Pro.
  • iPhone 12 Pro Max.
  • iPhone SE 2022.
  • iPhone 13.
  • iPhone 13 mini.
  • iPhone 13 Pro.
  • iPhone 13 Pro Max.

Los iPhone 14 traen iOS 16 preinstalado, así que no tendremos que proceder a realizar ninguna actualización de software.

Un vistazo a las novedades más importantes de iOS 16

Cuando Apple presentó dicho sistema operativo nos sorprendió anunciando una nueva pantalla de bloqueo con numerosas opciones de personalización, entre las que destacan la posibilidad de cambiar el color, las fuentes y los filtros.

Apple también ha introducido un nuevo sistema de notificaciones que se adapta mejor a esa nueva pantalla de bloqueo, y que rotan de manera superpuesta en vez de acumularse de forma escalonada en vertical. Podremos visualizarlas en la parte inferior de la pantalla y hacer seguimiento de actividades en vivo.

También tenemos otras mejoras a nivel de personalización que nos permitirán crear stickers utilizando fotos sin fondo. Solo tendremos que arrastrarlas a una conversación para que se conviertan en stickers, y podremos crear fondos de pantalla con emojis en mosaicos o con el estado del tiempo.

Una de las mejoras más esperadas y más interesantes la tenemos en iMessage, y es que con iOS 16 por fin es posible editar mensajes que ya hemos enviado y cancelarlos utilizando la opción «deshacer», siempre que cumplamos los requisitos temporales establecidos, que son 15 minutos para editar un mensaje y 2 minutos para cancelarlo a contar desde el momento en el que se produce el envío.

Y hablando de mensajes, con iOS 16 también podremos recuperar aquellos que hayamos eliminado hasta un máximo de 30 días después de su eliminación, podremos marcar un mensaje leído como no leído si no tenemos tiempo de contestarlo, y podremos filtrar mensajes en dispositivos con doble SIM.

Correo es otra de las aplicaciones que ha recibido mejoras con iOS 16. Entre las más interesantes destacan las correcciones de búsqueda inteligente, que nos ayuda a corregir errores ortográficos y a utilizar sinónimos, la opción de cancelar el envío que acabamos de hacer antes de que el mail llegue a su destinatario, programar envío y el uso de enlaces enriquecidos.

Apple no se ha olvidado de Safari, el conocido navegador de la compañía de la manzana, que ahora viene con nuevas funciones que mejoran la experiencia de uso, como pestañas ancladas, sincronización de extensiones y de configuración de sitios web, traducción de imágenes en páginas web y nuevos idiomas.

Otras mejoras interesantes que vale la pena destacar son las nuevas funciones de seguridad que protegen contra el phishing, las filtraciones y los inicios de sesión en otros dispositivos, nuevos idiomas para texto en vivo, las rutas con varias paradas en Mapas, seguimiento, recordatorios de medicamentos y notificaciones de cambios en el ciclo menstrual en la aplicación Salud,mejoras en privacidad, posibilidad de eliminar fotos duplicadas, posibilidad de usar Face ID en horizontal y mejoras en la edición de fotografías.

La lista de novedades que trae iOS 16 es enorme. En este artículo he compartido con vosotros algunas de las más interesantes, pero si queréis descubrirlas todas os invito a echar un vistazo a este enlace, que os llevará a la web oficial de Apple.

Cómo descargar e instalar iOS 16

El proceso es muy sencillo, solo tenemos que entrar en «Ajustes > General > Actualización de Software». Una vez ahí, el sistema realizará una búsqueda automática de las actualizaciones disponibles, y solo tendremos que seguir el proceso automatizado de instalación.

Recuerda que este puede llevar unos minutos y que no se puede interrumpir, así que evita realizar la actualización si no vas a poder prescindir de tu smartphone durante un ratito. Una vez que finalice el proceso de instalación llegaremos a la pantalla de inicio de iOS 16 para introducir la contraseña y el PIN de la tarjeta SIM.

Mejora tu privacidad deshabilitando la webcam cuando no la uses

Las cámaras web son periféricos especializados en la comunicación de vídeo y audio por Internet y mostraron su gran utilidad cuando la pandemia del COVID obligó a conectar virtualmente a centenares de millones de empleados, estudiantes y usuarios. Las ventas de este tipo de producto se dispararon al igual que las aplicaciones de videoconferencia personales y profesionales usadas para sacarles partido.

Muy útiles, cierto, pero con una problemática que conviene conocer. Y es que el espionaje a través de la webcam no es un mito. Lo hemos visto es películas y series, pero es tan real como la vida misma. La imagen de una cinta adhesiva cubriendo la webcam del ordenador del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, puso la cuestión en primer plano mediático, pero ya era bien conocida en ámbitos de seguridad informática donde ya se habían documentado múltiples casos con diversas técnicas y objetivos.

Desde el espionaje gubernamental, la instalación de malware con herramientas como Gumfish, la toma de control de máquinas aprovechando vulnerabilidades como la de Flash Player o simplemente invadiendo la privacidad para entre otros objetivos extorsionar a famosos.  

Cómo deshabilitar la webcam si no la usas

Ciertamente, los ataques por este método son menos frecuentes que los típicos de phishing o ransomware, pero son muy peligrosos entendiendo que de tener éxito un tercero tendría acceso a tu mismo hogar o empresa, y con vídeo y audio nada menos. No hay razón para dejar este dispositivo siempre activo y aquí te recordaremos algunos métodos efectivos para deshabilitar la webcam cuando no esté en uso y al mismo tiempo que sean fácilmente reversible cuando necesites utilizarla.

Desenchufa la webcam

Tan simple como ello. El 99 por ciento de los usuarios de PCs de escritorio utiliza una webcam externa colocada generalmente encima del monitor. Desenchufar el conector USB es un método infalible que funciona independientemente del hardware o sistema operativo. Como funciona mediante plug-and-play tardarás un segundo en volverla a conectar cuando lo necesites.

Desactívala en el sistema operativo

Puedes desactivar la webcam a nivel de sistema rápidamente en un par de pasos. En sistemas operativos Windows se realiza de manera general deshabilitando o eliminando el componente desde el Panel de Control-Administrador de dispositivos-Dispositivos de imagen.  En sistemas operativos como Windows 10 o Windows 11, también puedes deshabilitar la cámara en la herramienta de Configuración > Privacidad. En ambos casos es una solución cómoda y fácilmente reversible, si bien hay que tener en cuenta que ataques avanzados podrían lograr acceso administrativo y activarla.

Desactívala en BIOS

Es otra opción para portátiles o AIOs con webcams integradas que cuenten con esta opción en la BIOS. Reinicias, entras en la BIOS y desactivas una entrada que verás como “cámara web”, “cámara integrada” o “CMOS de la cámara.” La opción no es usual y solo se incluye en algunos modelos. Ten en cuenta que la mayoría de webcam integradas usan el mismo módulo en placa que el micrófono por lo que podrías dejar desactivado éste. Si quieres privacidad completa de vídeo y audio esta es una buena opción porque es improbable el acceso de un atacante, aunque se tarda más tiempo en volverla a activar porque hay que reiniciar el equipo y volver a entrar en la BIOS.

Tapa la lente

Si ves una pegatina en el marco superior de un ordenador portátil o AIO ya sabes lo que significa. Es un método simple pero muy efectivo. Si un trozo de pegatina destroza la estética de tu flamante portátil, hay soluciones dedicadas más atractivas que pueden deslizarse a voluntad, tapando o no la lente. Algunos equipos, sobre todo portátiles, la incluyen de serie y prácticamente todas las webcam de nueva hornada también incluyen la tapa correspondiente.

* Precauciones adicionales

  • No te fíes del Led de actividad. La mayoría de webcams incluyen una luz que se enciende cuando están en uso. En teoría de esta forma podríamos saber si se está utilizando por terceros. Sin embargo, cuidado, porque no es un método infalible. Se puede espiar sin activar la luz de notificación dejando a los usuarios completamente desarmados.
  • Cuidado con el audio. Tapar la lente o deshabilitar la cámara ´como opción de privacidad en el sistema operativo puede evitar el espionaje remoto a través de vídeo, pero no del audio, porque la webcam sigue en uso. Tenlo presente.
  • Seguridad por defecto. Los ataques por webcam necesitan instalar previamente algún tipo de malware en tu PC, generalmente para estos casos, un troyano. Mejorar la seguridad general del PC (navegadores, contraseñas, parches, sentido común…) es una buena manera de protección para éste y el resto de ataques.

eSIM frente a SIM o cómo Apple impone tendencias en la industria del móvil

iPhone 14, la nueva generación de smartphones anunciados esta semana por Apple, será la primera de la industria que excluya por completo el soporte para las tarjetas SIM físicas que nos han acompañado desde hace décadas para conectar a las redes GSM y poder acceder a sus servicios de comunicaciones. En su defecto, los nuevos iPhones usarán eSIM, en una apuesta que a buen seguro seguirán todos los grandes fabricantes.

‘Apple es Apple’ para lo bueno y para lo menos bueno y tiene la costumbre de eliminar funciones agresivamente en nombre de la «innovación y del progreso», aunque algunas de ellas no hayan podido evitar las críticas que sitúan esta estrategia en motivos «comerciales». Apple tiene un largo historial en ello. Retiraron la unidad DVD de los Mac cuando los discos ópticos aún eran populares, eliminaron HDMI y MagSafe de los MacBook Pro (antes de traerlos de vuelta).

En móviles fueron los primeros en eliminar el jack de audio, las tarjetas microSD o las baterías extraíbles, y también en «agujerear» la pantalla para colocar la cámara frontal. Más recientemente fulminaron el cargador y los auriculares que habitualmente se entregaban siempre en los nuevos dispositivos.

Y ahora toca a las SIM físicas. Teniendo en cuenta que la influencia de Apple es colosal y que marca tendencia con todo lo que hace especialmente en dispositivos móviles, da por seguro que todos los fabricantes seguirán la senda marcada y en próximas generaciones eliminarán las tarjetas SIM. Te ponemos en situación de lo que puede suponer.

eSIM frente a SIM

Las tarjetas SIM (Subscriber Identification Module) son obligatorias para acceder a las redes móviles GSM, las más usadas, y las entregan las operadoras de telecomunicaciones cuando contratamos con ellos servicios de comunicaciones e Internet. Estas tarjetas son extraíbles, se pueden quitar y poner del móvil (son desmontables) y están disponibles en cuatro tamaños, desde la SIM original más grande al resto de formatos disponibles, mini, micro y nano, las más pequeñas.

Las SIM utilizan un sistema operativo ligero personalizado por los propios fabricantes o basados en Java y su principal objetivo es almacenar información específica de la red usada para autenticar e identificar en ella a los suscriptores. También cuentan con algunas otras funciones como el listado de contactos o números y los últimos años las más avanzadas soportan la tecnología de contacto de campo cercano, NFC.

Hace unos años GSMA, la asociación que reúne a los principales operadores y fabricantes de dispositivos móviles, anunció el reemplazo futuro de las SIM, no sin antes conversar con los grandes de la industria como Apple y Samsung que coincidieron en la necesidad de un método más moderno. Así surgieron las eSIM, las SIM virtuales que tienen un potencial muy superior a las SIM y ventajas relevantes en varios terrenos.

Para empezar por su propio diseño, ya que como sabes las eSIM se incluyen a modo de chip diminuto insertado de fábrica en las placas de los dispositivos. Simplemente, estas Embedded SIM meten el circuito de una SIM extraíble de manera permanente en el conjunto de chips de un móvil. De esta manera, el usuario no tiene que acudir a una tienda para comprar su SIM (o esperar a que le llegue por correo) cuando cambie de operador.

Las portabilidades pueden ser mucho más rápidas, lo mismo que la contratación de servicios adicionales, más sencillas después de una rutina simple de configuración (un código QR del operador) que permite que un dispositivo móvil se una a la red de un operador sin la necesidad de una tarjeta SIM física.

Además, los datos de la SIM virtual se almacenan en la nube, facilitando su uso en varios equipos simplemente introduciendo las credenciales del usuario. Y potencialmente, se pueden usar múltiples números telefónicos y servicios, y de varias operadoras, ampliando las ventajas que obtenemos actualmente con una doble SIM, pero a lo grande, por ejemplo para obtener perfiles profesionales y personales distintos o servicios diferentes para voz y datos.

Además, hay que recordar que todas estas características se pueden ampliar a otros dispositivos que no sean smartphones, desde wearables a lo que va llegando de La Internet de las Cosas y por supuesto en PCs para lograr el concepto de «siempre conectados» gracias a las eSIM y redes avanzadas como 5G.

¿Tiene eSIM desventajas?

Si las ventajas citadas son contundentes, también hay algunos problemas que pueden surgir de su uso y el primero es que hay empresas de servicios a Internet más pequeñas que se van a quedar fuera de juego porque no soportan todavía eSIM. Y hay muchos usuarios que usan estos ISPs de bajo coste.

La ausencia de una ranura SIM física será especialmente problemática cuando quieres contratar una cuenta móvil prepago para usar en otro país mientras viajes, ya que a menudo es mucho más barato que confiar en tu proveedor de telefonía celular. Esas opciones generalmente se usan con tarjetas físicas y por ello no será posible con los nuevos móviles de Apple. En teoría, porque está por ver cómo se terminan implementando.

Todos los terminales de Apple desde el iPhone XR de 2018 tienen soporte para dos SIM, una nano-SIM física y una eSIM. También son compatibles los terminales de Google desde Pixel 2 y los Galaxy de Samsung más recientes, pero con la línea iPhone 14 Apple es el primero que omite por completo el uso de la SIM física. La verdad es que alguien tenía que dar el paso definitivo para impulsar las eSIM, con algún problemilla citado, pero con muchas más ventajas.

Vete preparando porque a buen seguro todos los fabricantes de móviles seguirán esta estrategia a corto plazo. La mayoría de las grandes operadoras de telecomunicaciones soportan eSIM y por ahí no debe haber mayores dificultades para realizar la transición definitiva. Tampoco en sistemas operativos móviles con iOS 16 y el Android 13 que incluirá soporte para múltiples perfiles MEP en una sola eSIM y con ello podremos conectarnos a varios operadores diferentes al mismo tiempo.

NVIDIA presentará las GeForce RTX 40 el 20 de septiembre

NVIDIA ha programado durante el transcurso de la GTC 2022 la transmisión de un evento llamado “GeForce Beyond” que se espera sea la presentación oficial de Ada Lovelace, la nueva generación/arquitectura de la compañía que será comercializada a través de las gráficas GeForce RTX 40.

“GeForce Beyond” está programado para el día 20 de septiembre de 2022 a las 17 horas del horario de España peninsular y contará con la presencia de Jensen Huang, fundador y CEO de NVIDIA. El propio Jensen Huang pronunciará durante la apertura de la GTC 2022 un discurso en el que repasará los avances en tecnologías relacionadas con videojuegos, creación de contenidos, inteligencia artificial y gráficos, sectores en los que la compañía muestra bastante fuerza desde hace años.

Todavía está por ver si “GeForce Beyond” termina siendo realmente el evento de presentación de las gráficas RTX 40, pero el nombre ya se encarga de elevar la expectación ante un hecho que se producirá con toda seguridad.

Las especificaciones de los distintos modelos y gamas de GeForce RTX 40 han ido bailando durante el transcurso de las semanas, pero parece que el salto al proceso de 5nm de TSMC, el aumento de la memoria caché de nivel 2, el aumento de la cantidad de unidades de Multiprocesadores de Transmisión (SM) activas, la presencia de la cuarta generación de núcleos Tensor y los núcleos RT de tercera generación son características que casi se pueden dar por sentadas. A todo eso se suma la posible llegada de la tercera generación de DLSS, la conocida tecnología de supersampling de NVIDIA.

En cuanto a las gráficas que serían presentadas en el evento, en las últimas semanas ha cobrado fuerza la GeForce RTX 4080 Founders Edition, de la que se filtró una presunta fotografía hace poco. No se puede descartar que venga acompañada de la RTX 4090 y/o la RTX 4070.

Sobre Ada Lovelace, es posible que suponga un salto importante en comparación con Ampere, con una GeForce RTX 4090 que podría doblar el rendimiento de la RTX 3090. Eso sí, esta mejora, en caso de confirmarse, vendría acompañada de un aumento en el consumo energético.

En resumidas cuentas, que el 20 de septiembre de 2022 se celebrará el evento en el que se presentaría GeForce RTX 40 (o al menos algunos de los modelos de gama alta). Es importante tener en cuenta que las 17 horas no hacen necesariamente referencia al instante en el que serán presentadas las gráficas, pero NVIDIA ya se ha encargado de poner los dientes largos al personal.

NASA selecciona un SiFive RISC-V para la computadora que nos llevará a Marte

Un chip SiFive RISC-V será el procesador principal de la recién anunciada computadora de vuelo espacial de alto rendimiento (HPSC) de la NASA. Este sistema informático formará la columna vertebral de las futuras misiones tripuladas y no tripuladas, incluidas las de la Luna y Marte.

Las computadoras son clave en las misiones espaciales y lo serán mucho más si queremos llegar a Marte y más allá. NASA está desarrollando una nueva computadora espacial y el microprocesador principal será proporcionado por SiFive y Microchip.

El procesador del HPSC reemplazará al envejecido BAE RAD750 bajo arquitectura PowerPC que se introdujo hace más de dos décadas y ha volado en innumerables misiones espaciales, incluidas las de los rovers marcianos Curiosity y Perseverance o el telescopio espacial James Web.

SiFive asegura que el procesador de 12 núcleos que está diseñando junto a Microchip multiplicará por 100 el rendimiento de su predecesor, al tiempo que ofrecerá una eficiencia energética superior gracias a su capacidad para apagar varias secciones del chip cuando no esté en uso. Este desempeño es importante para las nuevas misiones, en aplicaciones de vuelo, orientación o comunicaciones. Más en detalle, ocho núcleos del procesador del HPSC serán para procesamiento optimizados para AI/ML de SiFive, además de cuatro núcleos de CPU RISC-V de uso general.

Sin embargo, más allá del puro rendimiento, los chips destinados al espacio exterior deben enfrentarse a duras condiciones de funcionamiento. Arquitectónicamente, el diseño de SiFive se beneficia de la experiencia del fabricante en el desarrollo de chips para aplicaciones automotrices. «La industria automotriz tiene requisitos de tipo muy similares cuando se trata de alta confiabilidad, tolerancia a fallas y seguridad funcional», explican.

Las ventajas de RISC-V

RISC-V es un proyecto surgido en la Universidad californiana de Berkeley, que tiene como gran objetivo desarrollar el que hoy por hoy es el procesador Open Source más prometedor de la industria. Un nuevo diseño de chips de código abierto basada en la arquitectura RISC que ofrezca una forma más económica (y abierta) de fabricación de semiconductores para aplicaciones actuales y todas las nuevas tecnologías que están llegando para vehículos autónomos, Inteligencia Artificial, Realidad Virtual o centros de datos.

Y vuelos espaciales. RISC-V ha atraído una atención considerable y cientos de millones de dólares en inversiones en los últimos años, gracias en parte a la naturaleza abierta, gratuita y liviana de su arquitectura ISA, que presenta menos de 50 instrucciones en las que se pueden agregar extensiones oficiales y de terceros para brindar más instrucciones a un núcleo de CPU, para adaptarse a cualquier requisito operativo.

Además de un ISA abierto y libre de regalías y el correspondiente tratamiento de endurecimiento del chip (principalmente contra radiaciones) requerido por los semiconductores de carenado espacial, la elección de NASA de optar por un diseño RISC-V también tiene que ver con que esta arquitectura tendrá una base de desarrolladores enorme dentro de 10, 15 o incluso 20 años que se espera dure la computadora de última generación. 

«Este procesador de vuelo espacial de última generación tendrá un tremendo impacto en nuestras futuras misiones espaciales e incluso tecnologías aquí en la Tierra», explica Niki Werkheiser, director de tecnología en la NASA. «Este esfuerzo amplificará las capacidades de las naves espaciales existentes y habilitará otras nuevas y, en última instancia, podría ser utilizado por prácticamente todas las futuras misiones espaciales», aseguró.

¡RISC-V al espacio! Un nuevo salto para esta prometedora arquitectura que se convertirá en la estrella del hardware Open Source. Vía y más información | The Register

iPhone 14: especificaciones, precio y todo lo que sabemos de lo nuevo de Apple

Apple presentará el iPhone 14 mañana a las 19:00, hora española (una hora antes para nuestros vecinos de las Islas Canarias). Se trata de uno de los eventos más esperados y más importantes del año, y como de costumbre lo vamos a cubrir en directo para que tengáis disponible toda la información, así que estad atentos a MuyComputer mañana a partir de esa hora.

La compañía de la manzana todavía no ha ofrecido ningún tipo de información oficial sobre los iPhone 14, pero la verdad es que llevamos a racha importante de filtraciones y de rumores que, en líneas generales, nos han dado todo lo que necesitábamos para hacernos una idea de lo que podemos esperar del nuevo producto estrella de Apple, y hoy quiero compartir con vosotros una cuidada recopilación con los detalles más fiables y más interesantes que conocemos hasta ahora, y que podrían cumplirse.

Toda la información que voy a compartir con vosotros tiene carácter oficioso, pero como os he comentado anteriormente es creíble y tiene bastante valor, así que merece la pena tenerla en cuenta. Si tras terminar de leer el artículo tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios y os ayudaremos a resolverla. Sin más preámbulos, entramos en materia.

Adiós iPhone 14 mini, hola iPhone 14 Max

Este va a ser uno de los cambios más importantes dentro de la serie iPhone de Apple. El modelo mini se ha mantenido como la opción más pequeña y más económica dentro del catálogo de la firma de la manzana, pero sus ventas han estado por debajo de lo esperado, y por ello se comenta que finalmente desaparecerá del catálogo de Apple con la llegada del iPhone 14. Si te preguntas cómo cubrirán los de Tim Cook el hueco que dejará este smartphone la respuesta es sencilla, con el iPhone 14 Max, un modelo que será todo lo contrario al modelo mini, ya que tendrá una pantalla de 6,7 pulgadas.

El final del iPhone mini es un movimiento comprensible y totalmente natural, ya que con el paso del tiempo el smartphone se ha convertido en un dispositivo eminentemente multimedia, y en este sentido el tamaño de la pantalla es clave para muchos usuarios. Los smartphones de pequeño tamaño perdieron hace años casi todo su sentido, y Apple ya tiene una opción económica para los que siguen «gustando» de este tipo de modelos, el iPhone SE, un terminal que además es relativamente económico.

Con todo sobre la mesa podemos sacar en claro que Apple presentará este año cuatro modelos distintos: el iPhone 14 «estándar», el iPhone 14 Max, el iPhone 14 Pro y el iPhone 14 Pro Max.

Diseño, construcción y especificaciones del iPhone 14

Según numerosas informaciones que han respaldado incluso analistas tan prestigiosos como Ming-Chi Kuo, la compañía de la manzana mordida no va a introducir cambios importantes a nivel de diseño en los iPhone 14. Sin embargo, los modelos estándar y Max serán los que menos novedades traerán en este sentido, ya que en teoría mantendrán la muesca en la pantalla y adoptarán la misma línea y calidad de acabados que hemos visto en el iPhone 13. Puede que Apple decida cambiar la posición de las cámaras traseras, pero esto último no está claro y en cualquier caso sería una modificación sin importancia.

Los iPhone 14 Pro y iPhone 14 Pro Max sí que tendrían cambios más importantes en este sentido. El primero vendría dado por la supresión de la muesca de la pantalla, que pasaría a convertirse en dos isletas «flotantes», una circular donde iría la cámara delantera y otra ovalada que albergaría los sensores y elementos de FaceID. Lo más curioso es que en una reciente filtración vimos que Apple podría utilizar los píxeles que separan a ambas isletas para crear una única isleta ovalada de mayor tamaño. Por simetría no quedaría nada mal, la verdad.

En lo que respecta a la calidad de construcción podemos esperar que los iPhone 14 estándar y Max vengan fabricados en aluminio y vidrio, mientras que los modelos Pro y Pro Max podrían dar el salto a un chasis de titanio, aunque mantendrían la capa de vidrio en la parte trasera. El titanio es más ligero y resistente que el acero.

Esa tendencia a minimizar las novedades en los iPhone 14 estándar y Max se mantendría a nivel de hardware, ya que en teoría  estos utilizarán de nuevo el SoC Apple A15, y no recibirán mejoras importantes en el resto de sus especificaciones. Por contra, los modelos Pro y Pro Max sí que darían el salto al SoC Apple A16, y contarían con otras novedades relevantes.

Posibles especificaciones del iPhone 14

  • Pantalla de 6,1 pulgadas con resolución de 2.532 x 1.170 píxeles.
  • SoC Apple A15 con CPU de 6 núcleos (dos de alto rendimiento y cuatro de alta eficiencia).
  • GPU Apple con cuatro núcleos.
  • Módem Snapdragon X65 (5G a 10 Gbps).
  • 6 GB de memoria RAM.
  • 128 GB de capacidad de almacenamiento en su versión base.
  • Doble cámara trasera de 12 MP.
  • iOS 16 como sistema operativo.

Posibles especificaciones del iPhone 14 Max

  • Pantalla de 6,7 pulgadas con resolución de 2.778 x 1.284 píxeles.
  • SoC Apple A15 con CPU de 6 núcleos (dos de alto rendimiento y cuatro de alta eficiencia).
  • GPU Apple con cuatro núcleos.
  • Módem Snapdragon X65 (5G a 10 Gbps).
  • 6 GB de memoria RAM.
  • 128 GB de capacidad de almacenamiento en su versión base.
  • Doble cámara trasera de 12 MP.
  • iOS 16 como sistema operativo.

Posibles especificaciones del iPhone 14 Pro

  • Pantalla de 6,1 pulgadas con tecnología ProMotion y tasa de refresco de 120 Hz.
  • SoC Apple A16 con CPU de 6 núcleos (dos de alto rendimiento y cuatro de alta eficiencia).
  • GPU Apple.
  • Módem Snapdragon X65 (5G a 10 Gbps).
  • 6 GB de memoria RAM LPDDR5.
  • 128 GB de capacidad de almacenamiento en su versión base.
  • Triple cámara trasera, con una lente principal de 48 MP.
  • iOS 16 como sistema operativo.

Posibles especificaciones del iPhone 14 Pro Max

  • Pantalla de 6,7 pulgadas con tecnología ProMotion y tasa de refresco de 120 Hz.
  • SoC Apple A16 con CPU de 6 núcleos (dos de alto rendimiento y cuatro de alta eficiencia).
  • GPU Apple.
  • Módem Snapdragon X65 (5G a 10 Gbps).
  • 6 GB de memoria RAM LPDDR5.
  • 128 GB de capacidad de almacenamiento en su versión base.
  • Triple cámara trasera, con una lente principal de 48 MP.
  • iOS 16 como sistema operativo.

Todos los modelos contarán con soporte de Wi-Fi 6E, y se comenta que los modelos Pro y Pro Max podrían llegar al mercado con una versión base de 256 GB de capacidad de almacenamiento. Dado que existe controversia sobre esta información, nosotros seguimos poniendo como referencia un punto de partida de 128 GB, ya que es el que más credibilidad tiene ahora mismo.

Las diferencias entre los modelos estándar y Max y las versiones Pro y Pro Max son bastante claras, y como vemos irán más allá del diseño y la calidad de construcción. El iPhone 14 Pro y la versión Pro Max van a posicionar como alternativas premium al iPhone 14 y iPhone 14 Max, y también serán bastante más potentes que estos, ya que estarán equipados con el nuevo SoC Apple A16.

Por lo que respecta al apartado fotográfico las diferencias que marcarán los modelos Pro y Pro Max van a ser también bastante grandes, no solo por la inclusión de una cámara adicional, sino también porque estos utilizarán un nuevo sensor Sony de 48 MP en la lente principal, mientras que los iPhone 14 y iPhone 14 Max mantendrán el sensor de 12 MP que utiliza el iPhone 13. Veremos qué diferencias representa esto en la práctica, pero no hay duda de que van a ser grandes.

En cualquier caso, lo importante es que incluso en su modelo base el iPhone 14 va a ser un terminal muy potente, va a tener una calidad de construcción propia de la gama alta y va a ser compatible con las tecnologías más avanzadas del sector, incluyendo 5G y Wi-Fi 6E. Para el usuario medio este modelo va a ser casi con total seguridad el más interesante desde una perspectiva precio-prestaciones, sobre todo si se confirma la subida de precio de los modelos Pro y Pro Max.

¿Cuándo llegarán los iPhone 14? Vemos su posible fecha de lanzamiento y los precios de venta

Sabemos que la presentación del iPhone 14 va a tener lugar el 7 de septiembre, pero esto no equivale a una fecha de lanzamiento. Para entenderlo mejor vamos a recordar lo ocurrido con el iPhone 13, un smartphone que fue presentado el 14 de septiembre pero que no estuvo disponible en el mercado hasta el 24 de septiembre, es decir, diez días después de su presentación. Lo mismo sucedió con el iPhone 13 Pro.

Pues bien, es muy probable que con el iPhone 14 suceda exactamente lo mismo, es decir, que llegue unos días después de su presentación. Todavía no tenemos nada oficial, pero por las informaciones que he ido viendo hasta el momento todo parece indicar que el lanzamiento de este smartphone tendría lugar a partir del 16 de septiembre, nueve días después de su presentación. Es una fecha que tiene mucho sentido, aunque no esté confirmada oficialmente.

Con respecto al posible precio del iPhone 14 en sus diferentes versiones la verdad es que todavía tenemos muchas dudas, y eso que estamos a un día de su presentación. Se venía rumoreando que Apple iba a subir el precio de todos los modelos por la situación de la economía actual, pero en las filtraciones más recientes se habló de una subida de precio limitada a los iPhone 14 Pro y Pro Max, y se dijo que este encarecimiento sería menor de lo esperado.

Dado que ninguna de las dos informaciones puede ser desmentida voy a compartir con vosotros una estimación de precio fiable que recoge dos niveles, el mínimo posible y el máximo posible, siempre partiendo de esas filtraciones que he indicado anteriormente y que no terminan de ponerse de acuerdo.

  • iPhone 14: 909 euros o 949 euros.
  • iPhone 14 Max: 1.009 euros o 1.049 euros.
  • iPhone 14 Pro: 1.199 euros o 1.259 euros.
  • iPhone 14 Pro Max: 1.299 euros o 1.359 euros.

Ahora mismo las informaciones más creíbles son las que dicen que el iPhone 14 costará lo mismo que el iPhone 13 en su lanzamiento, 909 euros, y que los iPhone 14 Pro y Pro Max solo subirán 50 euros. Con todo, tened en cuenta que la paridad dólar euro y los impuestos (21% de IVA en España) podrían acabar haciendo que el coste final sea más alto de lo previsto.

¿Habrá problemas de disponibilidad con el iPhone 14?

Pues todo parece indicar que no. La escasez de semiconductores ya no es un problema grave, al menos cuando hablamos de nodos avanzados y de chips punteros, y ya sabemos que Apple puede permitirse cerrar acuerdos de suministro muy beneficios que al final le dan la posibilidad de alcanzar un alto nivel de producción.

Por otro lado, debemos tener también en cuenta que además de ese alto grado de producción es muy probable que la demanda del nuevo iPhone 14 no sea tan alta como la del iPhone 13, principalmente por la incertidumbre de la economía actual y también porque las novedades que tendrá frente al original serán muy limitadas, como ya hemos comentado.

Aquél que tenga un iPhone 12 o un iPhone 13 no tendrá razones de peso para dar el salto a un iPhone 14, y los que tengan un modelo anterior puede que prefieran esperar un poco más para ver si Apple definitivamente decide introducir un nuevo diseño con su sucesor, el iPhone 15. Al final este es un tema que depende de cada usuario y de sus preferencias y necesidades particulares, pero desde un punto de vista objetivo solo tendría sentido de verdad actualizar a un iPhone 13 desde un iPhone X o inferior.

x ¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte? Haz click para escribirnos.